Ya en artículos anteriores he hecho referencia a la nueva “normalidad” después del COVID19 como una normalidad muy diferente a la que conocimos anteriormente, la cual requiere que las empresas se adecuen y adapten a fin de conseguir subsistir.

En la nueva realidad, será imperante que los negocios busquen algo mas que lucro. Para emprender y/o de llevar un negocio adelante con éxito será necesario alejarse de las viejas creencias que centraban los emprendimientos y las empresas únicamente en la idea de lograr rentabilidad.

Emprender, crear o mantener un empresa va a exigir a los negocios que busquen algo más que entregar un bien o servicio que consideran es el que el mercado requiere. Va a requerir que los negocios y empresas se conviertan en NEGOCIOS CON PROPOSITO.

¿Qué es un NEGOCIO CON PROPOSITO?

Los NEGOCIOS CON PROPOSITO son proyectos llenos de sentido que APORTAN VALOR. Valor a nuestros clientes, pero también valor a nosotros mismos.

Cuando nace un negocio con propósito, la relación que se establecemos con otros es de ganar-ganar. Ayudamos a otras personas, dándoles el valor que necesitan, a cambio de sacar lo mejor de nosotros.

No se trata de convertirnos en personas sumisas, olvidarnos de nuestras opiniones e ideas propias, No!. En los negocios con propósito sacamos lo mejor de nosotros mismos, haciendo algo que nos llena por completo.

Esto se traduce en la pasión por el trabajo que hacemos, por los resultados que genera en tus clientes y también en ti, porque un negocio con propósito estará en sintonía con tu IKIGAI, ese propósito del cual te hable en mi artículo ¿Conoces tu IKIGAI?

2 Fundamentos de los Negocios con Propósito

Como ya te indique, los dos fundamentos de los NEGOCIOS CON PROPOSITO son pasión por lo que hacemos y creación de valor, pero ¿en que consiste cada uno?.

1.- TRABAJANDO DESDE MI PASION

Si hay algo que la cuarentena nos ha enseñado es a vivir en el momento presente,  poco a poco estamos despertando, haciéndonos conscientes de que lo único realmente valioso es nuestro aquí y ahora. Este tiempo ha sido sin duda una oportunidad que nos ha permitido revisarnos, revisar lo que hacemos y como nos sentimos ante ello.

Si te ha pasado como a mí, seguramente te has dado cuenta de la importancia de actuar con propósito, de disfrutar lo que hacemos y sobre todo de valorar nuestro más preciado recurso, nuestro tiempo y de utilizarlo de manera conveniente.

Por suerte, cada vez somos más los inconformes, quienes estamos abiertos a buscar lo que nos llena y nos motiva a VIVIR, aquello que nos genera plenitud. Como consecuencia de esta búsqueda dirigida hemos surgido emprendedores y empresarios que hemos decidido fusionar nuestro desarrollo personal con nuestro crecimiento profesional y esa es nuestra mejor habilidad en el momento presente.

Si quieres un negocio con propósito, tienes que hacer las cosas con sentido. De nada sirve “hacer lo que tienes o debes”, si lo que tienes o debes no resuena contigo.

En un negocio con propósito, las decisiones se deben orientar y alinear hacia tus valores, tus ideas y tu forma de ser y actuar.

La creación de negocios con propósito, sin duda alguna marcará una nueva forma de emprender y de dirigir, en la cual tu interés se debe centrar por tanto en la libertad.

Se trata de tomar decisiones libremente, elegir lo que quieres y lo que no, saber que el camino que sigues es el que tú mismo has escogido y sobre el que has tomado la responsabilidad de actuar y sobre todo teniendo claro en todo momento que eres libre de cambiar cualquiera de tus decisiones.

Así la palabra clave de la nueva forma de emprender y gestionar negocios es Autenticidad. Actuar desde nuestros propios valores, porque serán ellos nuestros mejores aliados para llegar a los clientes, a su mente y a su corazón.

2.- CREACION DE VALOR

El centrarse en la creación de valor exigirá sin duda, un cambio de mentalidad para muchos, que requerirá a las empresas una propuesta que esté al servicio de los demás, sus clientes.

Cuando me refiero a clientes hablo de los clientes internos (las personas de las organizaciones) y los clientes externos (aquellos que se acercan a nuestra empresa en para adquirir un bien o servicio que cubra una necesidad que tengan.

Mientras que en el pasado el objetivo era solo medido en términos de dinero e implicaba facturar un determinado importe y hacer lo que fuera necesario para lograrlo, ahora el objetivo detrás de los negocios será ayudar a los demás. Y es que si como empresarios nos centramos en ayudar a nuestros clientes, la abundancia financiera llegará sola como consecuencia.

Si en tu negocio con propósito trabajas para que tu cliente quede feliz, acercándote a él, identificando realmente sus necesidades y enfocándote en cubrirlas e incluso superando las expectativas que tenía, esto te permitirán transformar su vida. Y eso, indudablemente, dejara en ellos huella.

Ahora bien, aún y cuando no deben ser el único objetivo detrás de los negocios, no se pueden perder de vista las finanzas ya que si se desea ver crecer el negocio, se necesita obtener beneficios.

En ese sentido, lograr la rentabilidad de los proyecto será esencial si quieres que tu negocio transcienda a largo plazo. De allí la importancia de dirigir los negocios de manera efectiva, a través del uso de estrategias que optimicen su eficiencia y eficacia mediante la aplicación de herramientas de gestión y control.

Sin embargo, te aseguro que desde el enfoque de desarrollo de un negocio con propósito, la rentabilidad no tendrá que ser un objetivo en si misma, sino que será una consecuencia. Ya que cuando realizamos bien nuestro trabajo, disfrutando de lo que hacemos, conseguimos apelar a las emociones de nuestros clientes y con ello se obtendrán suficientes ingresos.

5 preguntas para saber si tu negocio tiene propósito

Después de todo esto, te preguntarás: ¿cómo puedo saber si mi negocio tiene propósito?

Si bien es cierto que las características de cada negocio con propósito son diferentes (porque la esencia cada empresa es única en el mundo), sin duda debe responder a estas 5 preguntas:

  1. ¿Tus productos o servicios se los ofrecerías sin dudar a tu familia, amigos, pareja?
  2. ¿En tus relaciones con tus clientes ganan las dos partes, o solo una?
  3. ¿Conoces las necesidades reales de tus clientes o las asumes?
  4. ¿Estás vendiendo para ganar dinero, o para entregar valor a otra persona?
  5. ¿Tu producto o servicio ayuda al que lo recibe a mejorar cualquier aspecto?

Estas 5 preguntas te harán reflexionar sobre el propósito de tu negocio. Además, te pueden ayudar a crear, en caso de que no lo tengas, lo que yo defino como EL SER de tu empresa o negocio que no es más que su misión, visión y valores, aspectos fundamentales dentro de la Organización de tu negocio y elementos importantes a los que podrás recurrir en los momentos de confusión.

Para concluir te recuerdo que la motivación más grande para crear o reinventar tu negocio en el momento presente debe ser descubrir tu “para qué”. Si lo descubres, todo comenzará a ser más fácil: levantarse temprano por las mañanas, dedicar los fines de semana a tu proyecto o hacer jornadas maratonicas para terminar de lanzar un nuevo producto o servicio.  

No importa si tu negocio lleva tiempo operando, es muy reciente o aún no ha sido lanzado, las circunstancias actuales nos llevan a todos a revisar y rediseñar. Por ello mi invitación es a que creemos las bases de lo que queremos en nuestro presente y futuro para hacer de eso un reflejo en nuestros negocios.

Ser emprendedor no es fácil, pero el mundo es enorme y está lleno de personas que esperando que seamos parte de su vida. Y no se me ocurre mejor manera de hacerlo que a través de un NEGOCIO CON ALMA.

“Escoge un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar un solo día en tu vida”.

Confucio

Sharing is caring!