fbpx

Llevamos semanas en casa producto de la cuarentena interpuesta por los gobiernos como estrategia demitigación ante la crisis del COVID19, tratando de prepararnos para hacer frente a los que nos tocará una vez todo vuelva a la “normalidad”.

Me refiero a la “normalidad”, porque al salir de esta situación, llegado el momento, aún incierto, la realidad absoluta es que nos encontraremos ante una normalidad muy diferente a lo que antes existía, por lo que nos tocara adaptarnos y acostumbrarnos a nuevas rutinas y nuevas formas de hacer las cosas.

Esta pandemia sin duda alguna tendrá efectos sin precedentes, ya que ha sido algo nunca antes visto en la historia de la humanidad.

Nunca fenómeno alguno ha impactado TODOS los sectores económicos, todos los negocios de TODOS los países del mundo, por ello no temo equivocarme al asegurar que cualquier escenario que nos planteemos posiblemente deberá ser revisado y ajustado, ya que muy probablemente no coincida con la realidad que nos toque transitar, para superar la CRISIS.

Descubriendo la oportunidad detrás de la crisis

A pesar de los efectos negativos que esta situación traerá a miles de empresas, porque desgraciadamente muchas tendrán que cerrar.

Considero que los días que aún tenemos por delante son un tiempo precioso para analizar nuestros negocios de manera profunda y objetiva y plantearnos escenarios que nos permitan actuar llegado el momento para lograr recuperarlos. Y quizá me preguntes, ¿escenarios para actuar en qué?….. para actuar en la OPORTUNIDAD.

Soy amante de la cultura japonesa, porque admiro su mística para ver la vida, siempre desde la perspectiva del vaso medio lleno. Los japoneses siempre intentan buscar formas de encontrar algún beneficio ante situaciones dificultosas, el mejor ejemplo quizás sea cómo resurgieron después de la segunda guerra mundial, en donde tuvieron enormes afectaciones.

¿sabias que la palabra crisis en japonés (危機=kiki) está compuesta por los caracteres 危=»peligro» y 機=»oportunidad»?.

En medio de las circunstancias actuales debemos estar conscientes que habrá OPORTUNIDADES para nuestra empresa o negocio a pesar del PELIGRO que la situación representa, y es nuestra responsabilidad trabajar de manera enfocada para aprovechar esas oportunidades y ¿cómo hacerlo?, pues preparándonos para ello.

Preparándome para aprovechar la oportunidad

Ya vemos como medidas de auxilio y asistencia económica-financiera de los gobiernos comienzan a implementarse para ayudar a los ciudadanos y a ciertos segmentos de negocios.

Ciertamente dependiendo del sector en el cual se encuentre tu empresa o negocio, su afectación va a ser mayor o menor, dependiendo de los efectos de la crisis en el y de como las medidas de los gobiernos puedan apoyarte.

Sin embargo, a lo que me refiero yo es a que sin importar lo que recibas de entes externos como gobiernos y sectores, lo cual ciertamente van a representar OPORTUNIDADES o AMENAZAS, es a que definas estrategias internas que te permita potenciar tus FORTALEZAS y reducir tus DEBILIDADES, con el fin de estar preparado de la mejor manera posible llegado el momento de la reactivación.

¿Qué estrategias son necesarias?

El lograr potenciar nuestras fortalezas y trabajar en reducir nuestras debilidades para aprovechar las Oportunidades que se presenten post crisis, va a depender en mucho de que llevemos adelante:

ESTRATEGIAS DE DEFENSA y ESTRATEGIAS OFENSIVAS.

A continuación te explico en que consiste cada una.

Estrategias de DEFENSA

Son todas las que nos van a permitir adecuar internamente nuestra empresa, nuestra organización al nuevo entorno, el desarrollo de estas estrategias estará fundamentado en:

La Prudencia:

Por desesperante que nos resulte en los momentos actuales es crucial mantener el control y la mayor objetividad posible. Es necesario analizar escenarios posibles para tu negocio, te sugiero partir de 3 uno mas favorable, uno intermedio y uno muy desfavorable. Y en para cada escenario plantear las acciones que deberías llevar adelante en caso de que se presentaran.

Aunque se que es dificil, es importante evitar a toda costa ser presa del pánico, para ello es muy conveniente comprender que el momento actual implica cambios inexorables y por ende reducir las expectativas.

Los Ajustes:

Siendo que la nueva realidad será muy distinta a la que existía antes de la pandemia, es necesario tener claros y definidos los ajustes que hay que realizar dentro del negocio en cada uno de los escenarios planteados . Los ajustes debes definirlos básicamente para:

Los Procesos: Es preciso identificar los procesos críticos de tu negocio y los que son indispensables de realizar de cara a cada uno de los escenarios planteados y los demás descartarlos.

Esto te permitirá garantizar que tu producto y servicio adaptado a los nuevos requerimientos del mercado evitando el sobrecosto que implicaría el mantener procesos improductivos.

Los Proveedores y/o Acreedores: Esto va mas allá de tener identificados los proveedores necesarios o requeridos para el desarrollo de los procesos críticos. El objetivo detrás de los proveedores y/o acreedores es evaluarlos y analizar las condiciones que nos ofrecen a fin de negociar con ellos condiciones que nos permitan reducir costos y/o gastos o sencillamente tomar la decisión de cambiarlos por otros que nos resulten mas convenientes.

Los Clientes: De cara a los clientes la estrategia persigue analizar una nueva perspectiva, después de la crisis saldrá favorecidos los que mejor conozcan y atiendan su segmento y eso obliga a que las empresas y los negocios se reinventen de cara a conocer en realidad a su cliente y asegurar productos y/o servicio que les generen valor.

Si deseas permanecer operativo llego el momento de gestionar tu empresa como una marca y no como un comodites.

El Personal: Es necesario adecuar la estructura de la empresa y/o negocio a cada uno de los escenarios y esto implica tomar decisiones en relación a los actores de la empresa y esta quizá es la parte más difícil porque en muchas ocasiones las empresas, sobre todo las PYMES se convierten en “familias” y tomar decisiones que afecten a sus integrantes no es sencillo.

Desgraciadamente para optimizar la estructura y adecuarla a las necesidades que el mercado marca requiere tomar decisiones en relación a los cargos que son relevantes y a las funciones o actividades que pueden reasignarse o sencillamente que no serán requeridas.

La Resiliencia:

No podemos establecer una estrategia defensiva exitosa si como lideres o empresarios no tenemos la capacidad de adaptarnos positivamente a las situaciones adversas. En este sentido es importante tener la capacidad de poder adecuar los escenarios planteados y redefinirlos en la medida en la cual lo ameriten las circunstancias.

Estrategias OFENSIVAS

Estas son las que nos van a permitir trabajar en nuevos enfoques que nos permitan ubicarnos en una posición “superior” en relación a nuestros competidores, las cuales básicamente serán desarrolladas en base a:

La Re imaginación:

La crisis revelará no solo vulnerabilidades sino también oportunidades que exigirán mejorar el desempeño global de las empresas. Los líderes y equipos son un factor clave para reconsiderar nuevas formas de hacer las cosas. Esto implicará salir de la zona de confort de lo conocido y reinventarse para optimizar estructuras y procesos.

La Innovación:

Usualmente los tiempos de crisis llaman a la innovación y en la actualidad jugarán un papel fundamental la adopción de nuevas tecnologías y métodos de trabajo lo que exigirá a lideres y empresarios el aprendizaje de nuevas técnicas.

Tanto la Re imaginación como la innovación nos llaman a ser lideres y empresarios EMPATICOS, abiertos a desaprender las formas tradicionales de hacer las cosas para REAPRENDER nuevas maneras de lograrlas con mayor eficiencia y eficacia en beneficio de nuestra empresa, del cliente, del mercado y del mundo.

Espero que la información que aquí te he brindado te permita trabajar desde ya en definir las ESTRATEGIAS DEFENSIVAS y OFENSIVAS para tu negocio, con el fin de que logres colocar a tu empresa en una posición ganadora para aprovechar las OPORTUNIDADES que sin duda se presentarán después de la crisis.

¿Que lo que viene es sencillo?, estoy segura que no lo será, pero TODO es subsanable, así mi invitación es a trabajar en ver el vaso medio lleno, a DESAPRENDER, a APRENDER y abrirnos a lo nuevo sin EXPECTATIVAS.

“Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender”

Alvin Toffler

Sharing is caring!